Tarata

Titulares!!!

domingo, 19 de junio de 2016

Huaytire y la Minera Southern: Un Conflicto Latente


El conflicto limítrofe entre las regiones de Moquegua y Tacna, generado por el expansionismo mercenario de algunas autoridades moqueguanas dirigidas por la minera Southern, es un asunto pendiente para el gobierno entrante. Al respecto, el historiador tacneño Abel Fernando Sotelo Calderón escribe lo siguiente. Tomado de su muro en facebook.


HUAYTIRE Y LA SOUTHERN: UN CONFLICTO LATENTE
Por: Abel Fernando Sotelo Calderón

El problema de demarcación territorial respecto al poblado de Huaytire, la laguna de Suches y la zona de cuenca alta de Candarave, no sólo es un problema de Tacna y Moquegua, sino, también, de la transnacional Southern: el más poderoso grupo de poder económico y corruptor de Tacna. Sobre todo corruptor: desde presidentes (Odría hasta Humala) hasta gobernadores regionales y alcaldes provinciales y distritales.

Es decir, este conflicto social, que por ahora es latente, en cualquier momento deviene en activo. Tiene cuatro actores: El Gobierno Regional de Tacna, el Gobierno Regional de Moquegua, la Southern y el campesinado de la cuenca alta, media y baja de Tacna.

Las comunidades campesinas ante la presencia de esa transnacional se han convertido en “extranjeros” en su propio hábitat. Está debidamente documentado y probado que esta empresa viene derivando aguas de la microcuenca de Suches y de los bofedales de Huaytire, hacia Toquepala y Cuajone, cometiéndose un ecocidio en las cuencas media y baja: Cambaya, Higuerane, Cinto y la playa de Ite son pruebas incuestionables de la desolación y muerte que trae la empresa imperialista.

Los intelectuales y técnicos de ambas regiones (Tacna y Moquegua) ya libraron sus “batallas” académicas e intelectuales para demostrar la verdadera delimitación política y administrativa de Candarave y, por ende, de Huaytire. Es decir, ya se puso punto final y se cerró científicamente la discusión.

Oscar Panty, Efraín Choque y Abel Sotelo cumplieron su cometido: se ha demostrado meridianamente, que la posesión y usufructo de los territorios de la parte alta de la cuenca hidrográfica de Locumba por las comunidades de Huanuara, Cairani y de Huaytire, ancestralmente, desde antes de la llegada de los invasores españoles, en la colonia y en la república hasta la actualidad, siempre perteneció a las comunidades mencionadas, las mismas que se encuentran dentro de la jurisdicción política, administrativa, jurisdiccional, educativa y eclesiástica de Tacna.

Entonces, la única lucha que queda es la lucha política. Los técnicos e intelectuales proponen; los políticos deciden. O mejor dicho: Omar Jiménez decide y tiene que llevar la defensa a las instancias políticas: el Congreso y el Ejecutivo.

Por ahora es todo. Soy el Dr. Azul en Tarata 21...

No hay comentarios :

Nos importa tu opinión. No te vayas sin comentar.

//