Tarata

Titulares!!!

domingo, 30 de agosto de 2015

La Caída del General Juan Velazco Alvarado Analizada por el Historiador Antonio Zapata


Hola a todos y todas. Les recomiendo este post. El historiador Antonio Zapata realiza un análisis del gobierno del General Juan Velazco Alvarado, a 40 años del Tacnazo. Vida, pasión y muerte del gobierno revolucionario.

LA CAÍDA DE VELAZCO
Por: Antonio Zapata

Este mes se cumple el 40 aniversario de la caída de Velasco y del fin del único gobierno izquierdista en el Perú. Como tantas otras experiencias, tanto democráticas como autoritarias, comenzó con mucha expectativa y terminó sin apoyo popular. ¿Cómo se decepcionó la ciudadanía del régimen militar?

Los problemas que encaró Velasco eran unánimemente señalados y no había quien dudara de su trascendencia. En efecto, su gobierno es recordado por la reforma agraria y las nacionalizaciones de recursos naturales. Ambas medidas eran reclamadas por todos los sectores políticos porque  había un ánimo general reformista, hasta los grupos de derecha más recalcitrantes, como la Unión Nacional Odriísta por ejemplo, se pronunciaban a favor de la reforma agraria. Otro ejemplo, el diario El Comercio era partidario de la nacionalización de la International Petroleum Company.

Por ello, cuando Velasco tomó decisiones radicales tuvo bastante respaldo. Debe recordarse que tanto la reforma agraria como la nacionalización de la IPC habían sido adoptadas por el gobierno de Belaunde, pero ambas habían fracasado, la una por tibia y la otra por el escándalo de corrupción asociado a la página 11.

Así, la meta reformista era compartida por el país, el problema de Velasco estuvo en los procedimientos. En el caso de la reforma agraria, el gobierno militar expropió a los latifundistas y formó cooperativas. Este tipo de instituciones son complicadas de manejar y peor cuando no son voluntarias, sino creadas obligatoriamente como era el caso en época de los militares. Además, las cooperativas rurales tampoco eran libres, sino que tenían administradores nombrados por el Estado, debido a la deuda agraria que había sido avalada por el gobierno.

De este modo, las cooperativas carecieron de dinámica empresarial y con dificultad sucedieron al poder terrateniente. El problema no era expropiar la tierra y repartirla a los campesinos, el país entero creía que ello era indispensable. En realidad, la crisis derivó del modelo de empresa rural puesto en marcha. Las cooperativas nunca funcionaron y los administradores nombrados por el Estado rápidamente entraron en conflicto con los supuestos beneficiarios.

Por su lado, la nacionalización de la IPC dio origen a la empresa estatal Petroperú. Anteriormente existía una pequeña empresa pública de petróleo, pero después de la expropiación de Talara, apareció Petroperú y fue potenciada como la primera empresa nacional. A lo largo de sus 50 años de vida, esta empresa ha atravesado etapas muy diferentes que han dependido del humor político de los gobernantes. Sus momentos de gloria fueron en los setenta, luego en la década siguiente se fue al suelo porque fue usada para inflar burocracia adicta a los partidos de gobierno y sus gerentes carecieron de convicción, sólo estaban esperando su próxima privatización.  Fujimori no la remató completamente, pero le quitó las alas al restarle integración vertical. Así, refina pero no tiene pozos y se pierde la mata del negocio. Por ello, languidece y así la han mantenido los ministros neoliberales a lo largo de los últimos 25 años.

Cuál es la responsabilidad de Velasco en la suerte de Petroperú. Pues haber creado una empresa pública sin autonomía, sino completamente dependiente del Poder Ejecutivo y lógicamente de sus numerosos vaivenes. Es el problema de las empresas públicas. Dependen de la calidad de los gobernantes, que en pocas ocasiones tienen sentido global y la mayor parte de las veces las utilizan para sus fines de corto plazo.

Al cabo de pocos años, las soluciones implementadas por Velasco fueron patinando y la gente se olvidó de sus motivaciones. Solo quedó la sensación de fracaso, al buscar resolver una crisis que por el contrario profundizó a causa de una salida poco meditada. Aunque, dos años después falleció Velasco y su entierro fue una de las manifestaciones más concurridas del siglo XX. En la hora de la despedida, los pueblos vuelven a valorar las motivaciones de sus gobernantes.

Por ahora es todo. Soy el Dr. Azul en Tarata 21...

1 comentario :

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Nos importa tu opinión. No te vayas sin comentar.

//