Tarata

Titulares!!!

jueves, 11 de junio de 2015

Piratas del Gas: Consorcio Camisea Sigue Robándole al Estado Peruano


Hola a todos y todas. Les recomiendo este post. El Consorcio Camisea sigue robándole al Estado Peruano aun después de ser sancionado con una multa mayúscula por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), denuncia el Semanario Hildebrant en sus Trece.

Piratas del Gas
Por Eloy Marchan

El consorcio Camisea esta acostumbrado a tomarnos el pelo.Y Casi siempre lo hace con la ayuda o complacencia de la autoridades locales. El pasado jueves 21 de mayo el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) condenó al consorcio a pagar al Perú 64'893.603 dólares por habernos engañado. El fallo concluye que el Consorcio desvió barcos de sus destino original y revendió 1'366.808 metro cúbicos de gas natural ocultando aal Estado el precio final del combustible con la finalidad de pagar menos regalías. lo cierto es que este tipo de operaciones ilícitas no ha sido un hecho aislado sino un modus operandi.

La negra historia de Consorcio Camisea comenzó en septiembre del del 204, cuando entonces el presidente Aljenadro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski, ministro de Economía y mano derecha del exmandatario, les entregaron el Lote 56 a precio de ganga. Dicho yacimiento, que había sido abandonado por la firma Mobil y tenía reservas probadas por 2,5 trillones de pies cúbicos de gas natural, les fue concesionado para que exporten su contenido a cambio de dejar una regalía de 39.83% del precio libre de cargas. Es decir, el beneficio que recibe el Perú se calcula una vez que el Consorcio descuenta los gastos por transporte, por los procesos de gasificación y licuefacción, y los costo de comercialización.

Un acuerdo que, a pesar de que era nocivo para las arcas del Estado, fue aplaudido rabiosamente por los socios de Camisea: las argentinas Pluspetrol y Tecpetrol, la norteamericana Hunt Oil Company, la coreana SK Energy, la argelina Sonatrach y la española Repsol. Aun Así, no le pareció suficiente. Querían más.

Estafa Paso a Paso

El segundo capítulo de esta novela comenzó el 17 de agosto del 2010, con el sexto embarque, y sólo dos meses después de haber inciiado la exportación de gas. Cuando el buque de la firma Maersk Meridian iba camino al puerto texano de Freeport, Repsol, compañía del Consorcio que se encargaba de la comercialización del combustible, ordeno desviarlo a Asia, donde pagaban hasta cuatro veces más por el gas. La estafa consistió en omitir este cambio de destino al Estado peruano y ocultar el precio final que los asiáticos pagaron al Consorcio. Por este sexto embarque, que contenía 163.214 metros cúbicos de gas natural, el estado recibió 0.4074 dólares por cada 23 metros cúbicos, cuando en realidad debió obtener US$ 0.7060.

El Asunto de los desvíos de barcos ordenador por Repsol y sus socios era un secreto a voces. Así que, en agosto del 2011, cuando Aurelio Ochoa asumió la presidencia de Perupetro, contrato a la firma Galway Energy Advisors para investigar el destino final de los 53 embarques que había salido hasta entonces del Lote 56. A Galway no le tomó ni dos meses descubri que, además del embarque a Freeport, también habían sido desviados otros nueve embarques (identificacdos con los números 11, 12, 17, 18, 21, 25, 33, 34 y 35). El último de estos envíos se habian hecho el 31 de marzo del 2001 y, pese a desembarcar en aguas asiáticas, el Consorcio nos liquidó como si su destino hubiera sido el puerto estadounidense de Cameronm situado también en Texas.

"Con ese documento en la mano, a inicios del 2012 fuimos a buscar al Consorcio y le spedimos explicaciones. Ello se quedaron consternados por que jamás se imaginaron que los íbamos a descubrir", cuenta Ochoa. A partir de ahí comenzó un intercambio de cartas notariales entre Perupetro y el Consorcio Camisea, que tuvo su punto más álgido el 4 de mayo del 2012 cuando la empresa estatal comunicó "su intención de dar por terminado el contrato al termino del plazo de sesenta días".

El Consorcio intento sepultar el tema solicitando la instalación del Comité Técnico de Conciliación para que allí se definiera la controversia. Perupetro aceptó pero bajo la condición de que la comisión fuera estrictamente técnica y no jurídica.

"Ellos querían llevar la discusión por el lado jurídico. ya habían contratado a una eminencia en la materia y ahí nosotros ya partíamos con desventaja", cuanta Ochoa. En medio de esa discución, se vencio el plazo para la instalación del comite. El CIADI se convirtió entonces en la única instancia que podía resolver el conflicto.

En Perupetro se buscó a un estudio que no hubiera tenido vinculación alguna con las poderosas empresas que conforman en Consorcio. Así llegaron al bufete Navarro, Ferrero & Pazos. En Washington, sede del CIADI, se contrato al firma Sidley Austin LLP. El Consocrcio Camisea, por su parte, recurrió a los servicios del Estudio Miranda & Amado y en Norteamérica a Weil, Gotshal & Manges LLP.

"Para nosotros era estratégico que el Consorcio fuese el que presentara la demanda internacional. Así no quedaba duda de que el estado había agotado todos los esfuerso para llegar a un entendimiento", detalla Ochoa, quien, con la demanda ya instalada en el CIADI y un balance positivo de su gestión, decidio retirarse de Perupetro.

El CIADI recibió formalmente la demanda el 11 de septiembre del 2012 y nombró como presidente del jurado al mexicano Eduardo Siqueiros. Del lado del Estado peruano asistió el español Bernardo Cremades y el Consorcio nombró al brasileño José Emilio Nunes Pinto. El pasado 24 de abril se cerró el proceso y el jueves 21 de mayo se emitió el laudo que le dio la razón al Estado peruano.

"El Consorcio incumplió con la obligaciones de calcular correctamente la regalía pactada en el contrato de licencia para los diez cargamentos de gas natural objeto de la disputa, ya que aplicó el marcador correspondiente al terminal de descarga que no fue aquel en donde se realizaría el consumo final real del gas natural", dice parte de la sentencia del laudo. El desagregado de los US$ 64'893.603 de la multa corresponden a 48'823.826 dólares por concepto de las regalías no pagadas, US$ 12'693.603 por los intereses y 3'376.174 dólares por los gastos en los que incurrió Perupetro para defenderse.

Consorcio con Maña

El pasado 27 de abril, durante la presentación de Pedro Cateriano en el Congreso en busca del voto de confianza, el congresista de Acción Popular-Frente Amplio Manuel Dammert Ego Aguirre le pidió a la ministra de Energía y Minas, Rosa María Ortiz, el detalle de todas las embarcaciones de gas extraido del lote 56 cuyo destino tenía que se México pero que en pleno viaje cambiaron de rumbo y atracaron en puertos asiáticos. La denuncia había sido hecha por este semanario en la edición N° 246. Acorralada por las evidencias, la ministra reconoció que era cierto y dijo que habían sido siete los barcos desviados. "El año pasado se han hecho siete exportaciones de gas natural licuado a Méxiso a precio de mercado JKM (Asia) y se ha pagado a los miebros de la cadena de comercialización y al Estado a precio Henry Hub", dijo la ministra. A renglo seguido y echándole una mano al Consorcio, añadio: "Esto porque así lo permite el contrato celebrado no durante este gobierno".

"La ministra murió por su propia boca. Ella sólita confesó que el Consorcio Camisea ha estafado nuevamente al país con siete embarques", dice Dammert. Y agrega: "Encima Ortiz tiene el descaro de decir que el contrato así lo permite. Si es así ¿entonces para que fuimos al CIADI? No tengo duda de que Ortiz y el presidente de Perupetro, Luis Ortigas, juegan para el Consorio". Dammert ha pedido al ministerio de Energía y Minas que se identifique los siete embarques que la ministra señaló en el Pleno. Pero hasta la fecha Ortiz y su cartera han guardado silencio.

Desde el 22 de junio del 2010 cuando salio el primer embarque de Lote 56, han sido 256 los buques que partieron repleto de gas de los puertos peruanos. De ellos solo 111 llegaron a México.

"Se debe contratar nuevamente a Galway para que investigue si hay más embarques en los que el Consorcio Camisea nos ha mentido en el pago de regalías. La ministra ya señalo siete. Luego de ello se debe ver la posibilidad de resolver el contrato de Lote 56", dice Dammert. Aurelio Ocohoa tiene una posición similar a ala del congresista: "Una nueva estafa comprobada podría ameritar la resolución de contrato de Camisea. en algún momento Perupetro plateó esa posibilidad".

El especialista en hidrocarburos Jorge Manco Zaconetti ve muy difícil romper con el Consorcio Camisea. "Ellos ya deben tener un ejército de abogados y lobistas trabajando", dice y propone, como un buena salida, la renegociación del contrato.

La renegociación o resolución del contrato del Lote 56 cae de madura y la explicaciones, por la posición permisiva de las autoridades responsables, son imprescindibles. Por lo pronto, y a pedido del congresista Dammert,la ministra tendrá que afrontar una próxima interpelación.

Fuente:


Por ahora es todo. Soy el Dr. Azul en Tarata 21...

No hay comentarios :

Nos importa tu opinión. No te vayas sin comentar.

//